Es de vital importancia que vigilemos el estado de la correa de distribución y nos acordemos de sustituirla como medida preventiva, pues su rotura puede tener graves consecuencias para el vehículo. 

Como norma general, se recomienda cambiar la correa de distribución cuando llevemos entre 100.000 y 120.000 kilómetros recorridos. En cualquier caso, depende del modelo de correa y de las recomendaciones de cada fabricante. 

Cuando la correa de distribución cede, no basta con cambiar únicamente el kit de distribución, sino que se requiere un examen más en profundidad del motor. 

Para cualquier consulta llámanos o ven a vernos

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted